Carrito
No hay productos.

Normas Internacionales de Contabilidad - NIC 38: Reconomiento como gasto, valoración posterior al reconocimiento, vida útil

  38.5 Reconocimiento como gasto
    38.5.1 Prohibición de reconocer como activos los gastos de ejercicios anteriores
  38.6 Valoración posterior al reconocimiento
    38.6.1 Modelo del coste
    38.6.2 Modelo de revalorización
  38.7 Vida útil
Página anterior Página inicial Página siguiente Imprimir Página Recomendar a un amigo

38.5 Reconocimiento como gasto

Los desembolsos realizados sobre una partida intangible deberán reconocerse como un gasto cuando se incurra en ellos, a menos que:

  • Formen parte del coste de un activo intangible que cumpla los criterios de reconocimiento
  • La partida sea adquirida en una combinación de negocios, y no pueda ser reconocida como un activo intangible. Si es este el caso, formará parte del importe reconocido como fondo de comercio en la fecha de adquisición.

Una empresa tiene un derecho de acceso a los bienes cuando los posea De forma similar, tendrá un derecho de acceso a esos bienes si éstos han sido construidos por un proveedor de acuerdo con los términos de un contrato de suministro y la empresa puede exigir la entrega de los mismos a cambio de su pago.

38.5.1 Prohibición de reconocer como activos los gastos de ejercicios anteriores

Los desembolsos sobre un activo intangible reconocidos inicialmente como gastos del ejercicio no se reconocerán posteriormente como parte del coste de un activo intangible.

38.6 Valoración posterior al reconocimiento

Si un activo intangible se contabiliza según el modelo de revalorización, todos los demás activos pertenecientes a la misma clase también se contabilizarán utilizando el mismo modelo, a menos que no exista un mercado activo para esa clase de activos.

38.6.1 Modelo del coste

Posterior a su reconocimiento inicial, un activo intangible se contabilizará por su coste menos la amortización acumulada y el importe acumulado de las pérdidas por deterioro del valor.

38.6.2 Modelo de revalorización

Posterior al reconocimiento inicial, un activo intangible se contabilizará por su valor revalorizado, que es su valor razonable, en el momento de la revalorización, menos la amortización acumulada, y el importe acumulado de las pérdidas por deterioro del valor que haya sufrido.

El modelo de revalorización no contempla:

  • La revalorización de los activos intangibles que no hayan sido reconocidos previamente como activos.
  • El reconocimiento inicial de activos intangibles por valores diferentes de su coste.

Cuando se revalorice un activo intangible, el importe en libros de dicho activo se ajustará al importe revalorizado. En la fecha de la revalorización, el activo puede ser tratado de cualquiera de las siguientes maneras:

  • El importe bruto en libros se ajusta de forma coherente con la revalorización del importe en libros del activo.
  • La amortización acumulada se elimina del importe bruto en libros del activo.

Si un activo intangible, dentro de una clase de activos intangibles revalorizados, no pudiera ser objeto de revalorización porque no exista un mercado activo para el mismo, el elemento en cuestión se contabilizará según su coste, menos la amortización acumulada y las pérdidas por deterioro del valor acumuladas que le hayan podido afectar.

Si no pudiera seguir valorándose el valor razonable de un activo intangible revalorizado, por faltar el mercado activo que sirve de referencia, el importe en libros del elemento será el importe revalorizado, en la fecha de la última revalorización por referencia al mercado activo, menos la amortización acumulada y las pérdidas por deterioro del valor acumuladas.

Si se incrementa el importe en libros de un activo intangible como consecuencia de una revalorización dicho aumento se reconocerá en otro resultado global y acumulado en el patrimonio bajo el encabezamiento de superávit de revaluación. Sin embargo, el incremento se reconocerá en el resultado del ejercicio en la medida en que suponga una reversión de una disminución por devaluación del mismo activo, que fue reconocida previamente en resultados.

Cuando se reduzca el importe en libros de un activo intangible como consecuencia de una revalorización, dicha disminución se reconocerá en el resultado del ejercicio. Sin embargo, la disminución se reconocerá en otro resultado global en la medida en que existiera saldo acreedor en el superávit de revalorización en relación con ese activo.

Cuando se consideren realizadas, las reservas de revalorización acumuladas que formen parte del patrimonio neto pueden ser transferidas directamente a la cuenta de reservas por ganancias acumuladas. El importe total de las reservas por revalorización puede realizarse cuando se produzca la enajenación o disposición por otra vía del activo. No obstante, también puede considerarse realizada una parte del importe de las reservas por revalorización, a medida que éste sea utilizado por la empresa. La transferencia de las reservas por revalorización a las reservas por ganancias acumuladas no se realizará con cambios en el resultado.

38.7 Vida útil

La empresa valorará si la vida útil de un activo intangible es finita o indefinida y, si es finita, evaluará la duración o el número de unidades productivas u otras similares que constituyan su vida útil. La empresa considerará que un activo intangible tiene una vida útil indefinida cuando, sobre la base de un análisis de todos los factores relevantes, no exista un límite previsible al periodo a lo largo del cual el activo se espera que el activo genere entradas de flujos netos de efectivo para la empresa.

Para determinar la vida útil de un activo intangible, es preciso considerar muchos factores, entre los que figuran:

  • La utilización esperada del activo por parte de la empresa, así como si el elemento podría ser gestionado de forma eficiente por otro equipo directivo distinto
  • Los ciclos típicos de vida del producto, así como la información pública disponible sobre estimaciones de la vida útil, para tipos similares de activos que tengan una utilización parecida.
  • La incidencia de la obsolescencia técnica, tecnológica, comercial o de otro tipo.
  • La estabilidad de la industria en la que opere el activo, así como los cambios en la demanda de mercado para los productos o servicios fabricados con el activo en cuestión
  • Las actuaciones esperadas de los competidores, ya sean actuales o potenciales.
  • El nivel de los desembolsos por mantenimiento necesarios para conseguir los beneficios económicos esperados del activo, así como la capacidad y voluntad de la empresa para alcanzar ese nivel.
  • El periodo de control sobre el activo, así como los límites legales u otros límites similares sobre el uso del activo, tales como la fecha de vencimiento de los arrendamientos asociados al mismo.
  • Si la vida útil del activo depende de las vidas útiles de otros activos poseídos por la empresa.

La vida útil de un activo intangible que surja de un derecho contractual u otros derechos de tipo legal no excederá el periodo del contrato o de los otros derechos de tipo legal, pero puede ser inferior, dependiendo del periodo a lo largo del cual la empresa espera utilizar el activo. Si el derecho contractual u otros derechos de tipo legal se han fijado durante un plazo limitado que puede ser renovado, la vida útil del activo intangible incluirá el periodo o periodos de renovación solo si existe evidencia que soporte la renovación por la empresa sin un coste significativo. La vida útil de los derechos readquiridos que se hayan reconocido como un activo intangible en una combinación de negocios es el periodo contractual restante del contrato en el que se concedió el derecho y no incluirá los periodos de renovación.

La existencia de los siguientes factores, entre otros, indicará que la renovación de los derechos legales es prácticamente segura, sin incurrir en un coste significativo:

  • Existe evidencia, posiblemente basada en la experiencia, de que se renovarán los derechos contractuales u otros derechos legales. Si la renovación es contingente porque precise del consentimiento de un tercero, es necesario contar con la evidencia de que el tercero accederá.
  • Existe evidencia de que las condiciones necesarias para obtener la renovación serán satisfechas.

El coste de renovación para la empresa no es significativo en comparación con los beneficios económicos futuros que se espera que fluyan a la empresa a causa de la renovación.

Página anterior Página inicial Página siguiente Imprimir Página Recomendar a un amigo
Publicidad
Publicidad

Entorno Área de Pymes:

Área de Pymes Plan General Contable Abanfin plusCalendar Facebook

Apps:

Descargate gratis el cuadro de cuentas  para tu smartphone Calcula préstamos, leasing, depésitos y planes de pensiones con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play

Patrocinador: