Carrito
No hay productos.

Normas Internacionales de Contabilidad - NIC 36: Identificación de un activo que podría estar deteriorado y reconocimiento y valoración

  36.4 Identificación de un activo que podría estar deteriorado
    36.4.1 Valoración del importe recuperable de un activo intangible con una vida útil indefinida
    36.4.2 Valor razonable menos costes de venta
    36.4.3 Valor de uso
    36.4.4 Bases para la estimación de los flujos de efectivo futuros
    36.4.5 Composición de las estimaciones de los flujos de efectivo futuros
    36.4.6 Flujos de efectivo futuros en moneda extranjera
    36.4.7 Tipo de descuento
  36.5 Reconocimiento y valoración de la pérdida por deterioro del valor
Página anterior Página inicial Página siguiente Imprimir Página Recomendar a un amigo

36.4 Identificación de un activo que podría estar deteriorado

Se deteriorará el valor de un activo cuando su importe en libros exceda a su importe recuperable.

La empresa evaluará, en cada fecha de cierre del balance, si existe algún indicio de deterioro del valor de algún activo. Si existiera tal indicio, la empresa estimará el importe recuperable del activo.

Con independencia de la existencia de cualquier indicio de deterioro del valor, la empresa también:

  • Comprobará anualmente el deterioro del valor de cada activo intangible con una vida útil indefinida, así como de los activos intangibles que aún no estén disponibles para su uso, comparando su importe en libros con su importe recuperable.
  • Comprobará anualmente el deterioro del valor del fondo de comercio adquirido en una combinación de negocios.

Al evaluar si existe algún indicio de que el activo puede haber visto deteriorado su valor, la empresa deberá considerar, como mínimo, las siguientes circunstancias:

  • Fuentes externas de información
    • Hay indicios observables de que el valor de mercado del activo ha disminuido durante el ejercicio significativamente más de lo que cabría esperar como consecuencia del mero paso del tiempo o del uso normal.
    • Durante el ejercicio han tenido lugar, o van a tener lugar en un futuro inmediato, cambios significativos con una incidencia adversa sobre la empresa, referentes al entorno legal, económico, tecnológico o de mercado en los que ésta opera, o bien en el mercado al que está destinado el activo.
    • Durante el ejercicio, los tipos de interés de mercado, u otros tipos de mercado de rendimiento de inversiones, han sufrido incrementos que probablemente afecten al tipo de descuento utilizado para calcular el valor de uso del activo, de forma que disminuyan su importe recuperable de forma significativa.
    • El importe en libros de los activos netos de la empresa, es mayor que su capitalización bursátil.
  • Fuentes internas de información
    • Se dispone de evidencia sobre la obsolescencia o deterioro físico de un activo.
    • Cambios significativos con un efecto desfavorable para la empresa, que tengan lugar durante el ejercicio o se espere que ocurran en un futuro inmediato, en la forma o manera en que se usa o se espera usar el activo.
    • Se dispone de evidencia procedente de informes internos, que indica que el rendimiento económico del activo es, o va a ser, peor que el esperado.
  • Dividendos procedentes de dependientes, negocios conjuntos o asociadas
    • Para una inversión en una dependiente, negocio conjunto o asociada, el inversor reconoce un dividendo procedente de la inversión y existe evidencia de que:
      • El importe en libros de la inversión en los estados financieros separados supera el importe en libros en los estados financieros consolidados de los activos netos de la empresa en que se ha invertido, incluyendo el fondo de comercio asociado.
      • El dividendo supera el resultado global total de la dependiente, negocio conjunto o asociada en el ejercicio en que éste se ha acordado.

La evidencia obtenida a través de informes internos, que indique un deterioro del valor del activo, incluye la existencia de:

  • Flujos de efectivo para adquirir el activo, o necesidades posteriores de efectivo para operar con él o mantenerlo, que son significativamente mayores a los presupuestados inicialmente.
  • Flujos netos de efectivo reales, o resultados, derivados de la explotación del activo, que son significativamente peores a los presupuestados.
  • Una disminución significativa de los flujos de efectivo netos o de la ganancia de explotación presupuestada, o un incremento significativo de las pérdidas originalmente presupuestadas procedentes del activo.
  • Pérdidas de explotación o flujos netos negativos de efectivo para el activo, cuando las cifras del ejercicio corriente se suman a las presupuestadas para el futuro. Valoración del importe recuperable

No siempre es necesario calcular el valor razonable del activo menos los costes de venta y su valor de uso. Si cualquiera de esos importes excediera al importe en libros del activo, éste no habría sufrido un deterioro de su valor, y por tanto no sería necesario calcular el otro valor.

El importe recuperable se calculará para un activo individual, a menos que el activo no genere entradas de efectivo que sean, en buena medida, independientes de las producidas por otros activos o grupos de activos. Si este fuera el caso, el importe recuperable se determinará para la unidad generadora de efectivo a la que pertenezca el activo, a menos que:

  • El valor razonable del activo menos los costes de venta sea mayor que su importe en libros.
  • Se estime que el valor de uso del activo está próximo a su valor razonable menos los costes de enajenación o disposición por otra vía, y este último importe pueda ser valorado.

36.4.1 Valoración del importe recuperable de un activo intangible con una vida útil indefinida

Podrían emplearse los cálculos recientes más detallados del importe recuperable efectuados en el ejercicio precedente para comprobar el deterioro del valor de ese activo en el ejercicio corriente, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  • En el caso de que el activo intangible no generase entradas de efectivo que sean en buena medida independientes de aquellos flujos que provienen de otros activos o grupos de activos y, en consecuencia, se compruebe su deterioro del valor como parte de la unidad generadora de efectivo a la cual pertenece, que los activos y pasivos que componen esa unidad no hayan cambiado significativamente desde que se realizó el cálculo más reciente del importe recuperable.
  • Que el cálculo del importe recuperable más reciente diese lugar a una cantidad que exceda, por un margen significativo, el importe en libros del activo.
  • Que basándose en un análisis de los eventos y circunstancias que han ocurrido y aquellas circunstancias que han cambiado desde que se efectuó el cálculo más reciente del importe recuperable, la probabilidad de que el importe recuperable corriente sea inferior al importe en libros sea remota.

36.4.2 Valor razonable menos costes de venta

Los costes de enajenación o disposición por otra vía, diferentes de aquellos que ya hayan sido reconocidos como pasivos, se deducirán al valorar el valor razonable menos los costes de enajenación o disposición por otra vía.

36.4.3 Valor de uso

Los siguientes elementos deben reflejarse en el cálculo del valor de uso de un activo:

  • Una estimación de los flujos de efectivo futuros que la empresa espera obtener del activo.
  • Las expectativas sobre posibles variaciones en el importe o en la distribución temporal de dichos flujos de efectivo futuros.
  • El valor temporal del dinero, representado por el tipo de interés de mercado sin riesgo.
  • El precio por la presencia de incertidumbre inherente en el activo.
  • Otros factores, como la iliquidez, que los partícipes en el mercado reflejarían al poner precio a los flujos de efectivo futuros que la empresa espera que se deriven del activo.

36.4.4 Bases para la estimación de los flujos de efectivo futuros

En la determinación del valor de uso la empresa:

  • Basará las proyecciones de los flujos de efectivo en hipótesis razonables y fundamentadas, que representen las mejores estimaciones de la dirección sobre el conjunto de las condiciones económicas que se presentarán a lo largo de la vida útil restante del activo.
  • Basará las proyecciones de flujos de efectivo en los presupuestos o previsiones de tipo financiero más recientes, que hayan sido aprobados por la dirección, excluyendo cualquier estimación de entradas o salidas de efectivo que se espere surjan de reestructuraciones futuras o de mejoras del rendimiento de los activos.
  • Estimará las proyecciones de flujos de efectivo posteriores al periodo cubierto por los presupuestos o previsiones de tipo financiero más recientes, extrapolando las proyecciones anteriores basadas en tales presupuestos o previsiones, utilizando para los años posteriores escenarios con una tasa de crecimiento constante o decreciente, salvo que se pudiera justificar el uso de una tasa creciente en el tiempo.

Al usar información de presupuestos o previsiones de tipo financiero, la empresa considerará si la información refleja hipótesis razonables y fundamentadas, y si representa la mejor estimación de la dirección sobre el conjunto de condiciones económicas que existirán durante la vida útil restante del activo.

36.4.5 Composición de las estimaciones de los flujos de efectivo futuros

Las estimaciones de los flujos de efectivo futuros incluirán:

  • Proyecciones de entradas de efectivo procedentes de la utilización continuada del activo.
  • Proyecciones de salidas de efectivo en las que sea necesario incurrir para generar las entradas de efectivo por la utilización continuada del activo, y puedan ser atribuidas directamente, o distribuidas según una base razonable y uniforme, a dicho activo.
  • Los flujos netos de efectivo que, en su caso, se recibirían (o pagarían) por la enajenación o disposición por otra vía del activo, al final de su vida útil.

Las estimaciones de los flujos de efectivo futuros y del tipo de descuento tendrán en cuenta hipótesis uniformes sobre los incrementos de precios debidos a la inflación general.

Con el fin de evitar duplicidades, las estimaciones de los flujos de efectivo futuros no incluirán:

  • Entradas de efectivo procedentes de activos que generen entradas de efectivo que sean en buena medida independientes de las entradas procedentes del activo que se esté revisando.
  • Pagos relacionados con obligaciones que ya han sido reconocidas como pasivos.

Los flujos de efectos futuros se estimarán, para el activo, teniendo en cuenta su estado actual. Dichas estimaciones no incluirán pagos o cobros futuros que puedan tener su origen en:

  • Una reestructuración futura en la que la empresa no se ha comprometido todavía.
  • Costes futuros para aumentar el activo o sustituir una parte del mismo, o bien para mantenimiento de estas partidas.

Puesto que los flujos de efectivo futuros se estiman para el activo en su estado actual, el valor de uso no reflejará:

  • Las salidas de efectivo futuras o los ahorros de costes relacionados, ni otros beneficios que se espere que surjan de una reestructuración futura en la que la empresa no se haya comprometido hasta el momento.
  • Costes futuros para aumentar el activo o sustituir una parte del mismo, o bien para mantenimiento de estas partidas, ni tampoco los beneficios futuros que se relacionen con los citados costes futuros.

Cuando una empresa se encuentra comprometida en una reestructuración, es probable que algunos de sus activos queden afectados por el desarrollo de la misma. Una vez que la empresa se involucre en tal proceso de reestructuración:

  • Al determinar el valor de uso, sus estimaciones de entradas y salidas futuras de flujos de efectivo reflejarán los ahorros de costes y demás beneficios esperados de la reestructuración.
  • Sus estimaciones de salidas de efectivo futuras por la reestructuración en sí, se incluirán en la provisión por reestructuración (NIC 37).

Las estimaciones de los flujos de efectivo futuros no incluirán:

  • Entradas o salidas de efectivo por actividades de financiación.
  • Cobros o pagos por el impuesto sobre las ganancias.

La estimación de los flujos netos de efectivo a recibir (o a pagar), por la enajenación o disposición por otra vía de un activo al final de su vida útil, será el importe que la empresa espera obtener por la venta del elemento, en una transacción en condiciones de independencia mutua entre partes interesadas y debidamente informadas, después de deducir los costes estimados de la enajenación o disposición por otra vía.

La estimación de los flujos netos de efectivo a recibir (o a pagar) por la enajenación o disposición por otra vía de un activo al final de su vida útil, se determinará de forma similar a la del valor razonable del activo menos los costes de venta, excepto si en la estimación de esos flujos netos de efectivo:

  • La empresa ha utilizado precios vigentes en la fecha de estimación para activos similares, que hayan llegado al final de su vida útil y hayan estado operando en condiciones similares a aquellas en las que el activo será utilizado.
  • La empresa ha ajustado esos precios por el efecto de los incrementos debidos a la inflación general, y por los incrementos o disminuciones de los precios específicos.

36.4.6 Flujos de efectivo futuros en moneda extranjera

Los flujos de efectivo futuros se estimarán en la moneda en la que vayan a ser generados, y se actualizarán utilizando el tipo de descuento apropiado para esa moneda. La empresa convertirá el valor actual aplicando el tipo de cambio al contado en la fecha del cálculo del valor de uso.

36.4.7 Tipo de descuento

El tipo o tipos de descuento a utilizar serán los tipos antes de impuestos, que reflejen las evaluaciones actuales del mercado correspondientes:

  • Al valor temporal del dinero.
  • A los riesgos específicos del activo para los cuales las estimaciones de flujos de efectivo futuros no hayan sido ajustadas.

Cuando el tipo que corresponda a un activo específico no esté disponible directamente del mercado, la empresa usará sustitutivos para estimar el tipo de descuento.

36.5 Reconocimiento y valoración de la pérdida por deterioro del valor

El importe en libros de un activo se reducirá hasta que alcance su importe recuperable si, y sólo si, este importe recuperable es inferior al importe en libros. Esta reducción se denomina pérdida por deterioro del valor.

La pérdida por deterioro del valor se reconocerá inmediatamente en el resultado del ejercicio, a menos que el activo se contabilice por su valor revalorizado de acuerdo con otra Norma. Cualquier pérdida por deterioro del valor, en los activos revalorizados, se tratará como un decremento de la revalorización de acuerdo con esa otra Norma.

Cuando el importe estimado de una pérdida por deterioro del valor sea mayor que el importe en libros del activo con el que se relaciona, la empresa reconocerá un pasivo si, y sólo si, estuviese obligada a ello por otra Norma.

Tras el reconocimiento de una pérdida por deterioro del valor, los cargos por amortización del activo se ajustarán en los ejercicios futuros, con el fin de distribuir el importe en libros revisado del activo, menos su eventual valor residual, de una forma sistemática a lo largo de su vida útil restante.

Página anterior Página inicial Página siguiente Imprimir Página Recomendar a un amigo
Publicidad
Herramientas y servicios para empresas y autónomos
Envía tu CV o publica tus ofertas en empleo en administración de empresas
Publicidad
Publica tus colaboraciones en el entorno Área de Pymes
Comunicación de errores o erratas en los contenidos Errores y/o erratas

Apps:

Descargate gratis el cuadro de cuentas  para tu smartphone Calcula préstamos, leasing, depésitos y planes de pensiones con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play

Patrocinador: